La vida me ha dado la posibilidad de caminar por las oscuras sendas de las tinieblas para emprender el viaje de regreso por las colinas iluminadas por el Astro Rey.

A muy temprada edad, me es conferido el titulo de aprendiz en una Log.: Masonica amparada por la Gran Logia de Chile. El camino ha sido arduo, los baches no escasos los cuales me han llevado por las rutas Rosacruicianas y Gnósticas.

De los inicios ha transcurrido un considerable tiempo, no obstante, mi alma no siente las fauces devoradoras de cronos y sigue con el impetu de un aprendiz masón y de un buscador…

Sed Bienvenidos y recibid un TAF.: