Jakob Boehme nació en Gorlizt, Alemania, en 1575, como hijo de un labriego y fue pastory zapatero. Se casó en Gorlitz y tuvo cuatro hijos. Aunque había tenido una pobreeducación, había estudiado a fondo la Biblia, las obras de Paracelso y los tratados místicosde K. Schwenkfeld y V. Rigel.

Hacia 1613 dejó su oficio y se dedicó al comercio de lanas.Desde muy joven se proclamaba un visionario. Decía haber visto al Ser de todos los Seres,la Raíz de todo y el Abismo. También el nacimiento de la Santísima Trinidad y el origen yestado primario del mundo y de todas las criaturas. Había visto los tres mundos: el Divino mundo angélico; el mundo oscuro, origen de la naturaleza y el mundo externo.

Durante esta época tuvo estas visiones internas que decía se abrían dentro de él como una plantaque creciera de pronto. Se decía instrumento de Dios, con el que Él hacía lo que quería.Pero desde su primera obra Aurora subtitulada la raíz o madre de la verdadera filosofía,astrología y teología o descripción de la naturaleza, la Inquisición lo obligó a permaneceren silencio desde 1612 en que apareció, hasta en 1618 en que empezó su gran periodo deproducción, animado por numerosos círculos que habían leído su primera obra.

En 1624 fue llamado a Dresde para defender sus ideas ante la Alta Corte Consisterial, pues el cleroluterano parecía sentirse ofendido. Pero todo este proceso solo consiguió aumentar el número de sus admiradores. Al igual que el Maestro Eckhart, tres siglos antes, murió poco después de haber sido procesado por la inquisición, aunque falleció sin conocer elveredicto en que se le acusaba de afirmaciones heréticas.

Jakob Boehme murió el mismo año de 1624, a la vuelta de su viaje a Dresde.

La mayor parte de sus obras tratan de su Teosofía en una atormentada oscuridad. Dios,como el Ser de todos los Seres, no es ni el bien ni el mal, sino la fuente de ambos.Reconcilió su experiencia mística con la teología cristiana, diciendo que el Último se conoce a sí mismo en su Hijo y se expresa a sí mismo en el espíritu.

La Divinidad tiene dos voluntades, amor y cólera, una buena y otra demoníaca. De esta forma nos vemos envueltos en el conflicto entre lo bueno y lo demoníaco, el amor sobre la cólera.

En la unidad de Cristo el alma conquistará la tierra y volverá a llevar a los ángeles caídos a la ciudadcelestial. Insistía en que él no era panteísta, aunque a veces pudiera parecerlo:

“Yo no digo que la naturaleza sea Dios. Él es todo y comunica su poder a toda su obra”.

Boehme tuvo una gran influencia en los filósofos alemanes y él mismo estuvo muy influido por el Maestro Eckhart, que vivió en Colonia y Erfurt a finales del siglo XIII y principios del XIV.

Su influencia se vio en personalidades tan diversas como Isaac Newton, William Blake, Baader, Spinoza y sus tesis y antítesis influyeron en el pensamiento dialéctico de Hegel, quien lo consideraba el primer filósofo auténticamente alemán.

Su obra es difícil de leer, pues a veces tiene un estilo oscuro y de aparente falta de conexión sistemática, a pesar de lo cual influyó sobre grupos religiosos y místicos alemanes, ingleses y holandeses.

En Inglaterra fue conocido como Boehme, y al publicarse allí sus obras se formaron sociedades regulares de behmenitas. Evidentemente poseía conocimientos esotéricos y ha habido controversias sobre su pertenencia a la Fraternidad Rosacruz, pues parece ser que con la clave del conocimiento rosacruz se vuelven comprensibles todas sus consideraciones cosmológicas y herméticas. Pero no existen evidencias al respecto.

En la primera obra que presentamos aquí, Boehme expone sus experiencias místicas mediante un diálogo entre maestro y alumno, ambos aquí respectivamente Teóforo y Junio. Teóforo parece haber llegado al máximo conocimiento de su alma, donde encuentra una región inhabitada donde es posible oír y ver.

A través del diálogo, Teóforo va hablando dela naturaleza que ha de estar supeditada a la luz divina, pues así fue en un principio antesde la caída, cuando no había oposición entre el bien y el mal, sino que simplemente el mal era el súbdito del bien y por lo tanto no había lucha ni problemas entre ambos.

Hablando de cómo vencer a la Naturaleza, al ansia de poseer bienes, y a todo lo que pueda ser un obstáculo entre el alma y Dios, Teóforo le habla a su discípulo, quien se muestra siempre muy deseoso de llegar a poseer esta sabiduría divina que piensa poder obtener de su maestro, de ese estado en el participa de la sabiduría divina, donde se alcanza la verdadera quietud del alma; del cielo y del infierno; y evidentemente tenía experiencias no normales, pues afirma con toda seguridad que el cielo está dentro de cada persona, y cita a Jesucristo, pero lo afirma como alguien que parece haberlo vivido, no solo como alguien que se basa en su fe.

Así, cuando Junio le pregunta si en el cielo se entra como el que entra en una casa, él le responde que cuando alguien muere no tiene porqué ir a ninguna parte, que el cielo y el infierno ya estaban dentro de él, y por tanto irá a eso de que él se manifieste, así como que el cielo está donde está Dios, y Dios está en todas partes y por lo tanto el cielo también.

En cuanto al infierno también dice que lo llevamos dentro, pero que la vanidad humana hace incapaz de reconocerlo a aquellos que viven sin Dios y porque se han quedado sin ojos y están sumidos en algo parecido a un sueño y también a causa de los placeres sensibles con los que están intoxicados.

Pero al morir, el alma no divina es atormentada por las furias que están en su propia mente y que ha engendrado ella misma sobre sí misma. Ella misma se convierte en su propio diablo y torturador.

A través del diálogo van pasando los temas que han preocupado a los pensadores de todas las épocas, en especial a místicos y teólogos. Así pasan de la sabiduría divina y el conocimiento del alma a hablar del bien y del mal, del cielo y del infierno, de la Naturaleza del cuerpo humano, de la muerte, de la resurrección de la carne.

Al hablar de estos últimos temas, Boehme introduce conceptos alquimistas, y habla de la buena virtud del cuerpo mortal que volverá viviendo para siempre en una especie de materia transparente y cristalina así como la tierra, que también se volverá cristalina.

El amor lo enfoca de una forma dialéctica, y lo contrapone al odio, la amistad a la enemistad, y resuelve el dilema diciendo que estando la pobre alma entre problemas ydolores ya tiene una causa para amar a su propia sustancia, para librarla del dolor.También la trata desde sus conocimientos alquímicos, y así dice que el amor es de unaaltura y grandeza tan grandes como Dios, y que Dios mismo es Amor.

Que es la primera causa, lo primero que se mueve tanto en el cielo como en la tierra, “de ahí que se le de el nombre de Alef Lúcido o Alfa, con el cual se expresa el comienzo del alfabeto de laNaturaleza y del libro de la creación y de la providencia, o libro arquetípico divino, en el cual se halla la luz de la sabiduría”.

El maestro Eckhart hablaba del nacimiento de Dios en el alma y Boehme tiene un concepto, o experiencia parecido. Pues para él, cuando la voluntad propia del alma muera para sí misma, ocupará su alma la voluntad de Dios, que es su Amor. “Donde está la Nada el Amor de Dios trabaja en solitario.

No puedes concebirlo, si lo intentas se te escapará; pero si te sometes por completo a ello, morará en tiy se volverá la vida de tu vida, siendo natural para ti”. Para él esta rendición o entrega completa no mata si no que aviva, siendo el amor de Dios como vida que surge de la muerte.

Esta fuerte renuncia también explica, en su opinión que sean tan escasos los que han llegado a encontrar el tesoro tan precioso del alma. La segunda obra es “Un diálogo entre un alma hambrienta y sedienta de la fuerza de la vida, el dulce amor de Jesucristo, y un alma iluminada”, donde Boehme maneja nociones de Alquimia junto con la teología cristiana y la conocida lucha entre el Bien y del Mal.

Es un largo proceso en que un alma que se ve fuera del Paraíso se encuentra con el diablo que se le presenta como la ruega ígnea de la esencia o la sustancia, es decir, en forma de serpiente, quien la convence de separar su voluntad de Dios, entrar en el Mercurio y una vez allí le surge un ansia de comer del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal.

En cuanto lo hizo, Vulcano encendió la rueda ígnea de su sustancia y entonces se desataron en ella todas las pasiones: el orgullo, la codicia, la avaricia, la envidia, la ira, y el alma comenzó a gobernar el mundo de forma bestial. Llega a darse cuenta a través de un encuentro con Jesucristo y otro con el diablo, que no tiene reposo y que Dios no quiere mirarla. Entonces se encuentra con el Alma iluminada y empieza el proceso de arrepentimiento, de verse fea ante la belleza divina y le nace el ansia de llegar hasta Dios, pero encuentra cerradas las puertas del cielo, sintiéndose rechazada y abandonada por Dios.

Después de un proceso místico intermedio, desea morir y sumirse en la misericordia de Dios, y entonces se le aparece el amor de Dios que la envuelve en una gran luz y la hace muy gozosa. Pero cuando ha llegado a conocer el reposo, empieza de nuevo a sentirse rechazada, esta vez por sus amigos y por el mundo y además oye una voz interna que le dice que este feliz cambio es simple imaginación.

De nuevo se encuentra con el Alma iluminada quien la compara con Jesucristo, que nunca tuvo nada y que fue objeto de la maledicencia, y la anima aseguir un camino de paciencia y esperanza.

El alma sosegada comienza un camino de paciente sufrimiento, llegando finalmente a un estado de gracia donde se hace posible quelas puertas del cielo y de la revelación divina y el reino de los cielos se abran para ella.

La lectura de estas dos obritas abre la curiosidad de leer el resto de las obras de Boehme e investigar un poco de donde salieron sus experiencias, y si tiene algo que ver con la imposición de las manos de Jesucristo para curar la vista de los ciegos o con la revelaciónde Krishna a Arjona del Conocimiento de los Conocimientos, o si simplemente se trata de un extraordinario genio natural e intuitivo, influido por la Biblia, los místicos alemanes,filósofos renacentistas y alquimistas, quienes a su vez estarían influidos por pensadores dediferentes épocas y países, y así sucesivamente.

Las obras de Jakob Boehme fueron publicadas en Alemania entre 1612 y 1624, fueron recopiladas y publicadas en Ámsterdam en 1730 bajo el título de Theosophia revelata. Dasist: Alle Göttliche Schriften J. Boehmens y ha sido traducido a diversas lenguas.

Biografia extraída de Dialogos Místicos de Boehme.