La clara identificación de los objetos se basa en un valorable esfuerzo de conciliar elementos en desorden, es decir, el masón esta proclive a aunar esfuerzos en la identificación esquematica de los aspectos de su entorno.

De esta forma, es capaz de reunir lo disperso.

No obstante, y en base a lo que debemos llamar “ojo del observador”, la identificación de estos objetos se centra en un valor subjetivo de las cosas y relacionado con el nivel de preparación que posee un iniciado.

Un iniciado que no ha explorado el arte de conocimiento no podria ser capaz de observar los aspectos que se encuentran en el pretexto de la situación.

En este punto debemos aclarar lo dicho y que guarda relación con el pretexto, texto, contexto y gnosis de las cosas.

PRETEXTO

La mayoría de las situaciones se sobrecoje en una idea conciliadora que surge en nuestra psiquis como un principio creador, que es capaz de instaurar una imagen;  imagen que por cierto es inexpresable en su plenitud al resto de los individuos, quedando de esta forma la esencia de la idea creadora en el poseedor de ella.

No podemos expresar ideas complejas completas por medio de las palabras que no hayan sido conciliadas con el resto. De esta forma, debemos entender que este pretexto, se refiere a esa idea que guardamos dentro y que tratamos de expresar por medio de algunas de nuestras habilidades sociales.

TEXTO

El texto es la transmisión de la idea a otro individuo. Esta transmisión puede ser exitosa o no exitosa dependiendo del nivel de preparación del receptor de la idea. La verdad que cuando poseemos la capacidad de comprender, nuestros niveles de duplicar la información en otras personas se convierten en poco fructíferos, lo anterior debido a que nuestros niveles de preparación han sido elevados forjando una visión que abarca el solvet y coagule completa en alquimia.

CONTEXTO

El conocimiento de este concepto es de singular importancia, debido a que nos sirve como medio de comunicación, es decir, cada vez que nos comuniquemos necesitamos apreciar el contexto en el cual nuestras palabras están siendo recepcionadas. De esta manera, nuevamente el nivel de preparación en el lenguaje es fundamental para transmitir esa idea que surge en el pretexto y que instauramos en un contexto. el éxito de esta operación nos lleva a la verdadera tradición en donde nuestras emociones y racionamientos han sido comprendidos en su plenitud.

GNOSIS

La gnosis es el conocimiento elevado que es entregado de boca a oido, no sin antes mediar un complejo esquema de preparación para la comprensión de los conceptos a entregar. Un iniciado no preparado no es capaz de absorber un concepto elevado debido a su contexto.

La tradición para muchos esta en caaída y los iniciados abundan perdidos en los laberintos del Fausto como maquinas que llevan en su interior información sobre toques, palabras y códigos que no han sido capaces de aprehender. No obstante, aún existe un grupo reducido que posee la palabra secreta, que posee las claves para descifrar el código y que guarda en su interior un práctico hermetismo para la guardia de los Masones de Egipto.

Cuando hemos de comprender el pretexto, el texto, el contexto y la gnosis en su plenitud, hemos llegado a un nivel superior de existencia carnal, ya que hemos permitido el surgimiento de herramientas que estan plenamente relacionadas con el tetragrama, ese nombre oculto del creador, aspecto que será tratado en nuestro próximo “post”.

SFU.:

RIVERA