Una de las ideas o consejo más importante dentro de las formas mágicas ceremoniales es la de poseer ciertas precauciones sobre el ámbito de los pares opuestos. Y por qué mencionamos aquello; la razón es sencilla. Un manejo inadecuado del péndulo de la ceremonia genera un grado de desacierto en los niveles conscientes de la psiquis humana, ya que representa cierta debilidad en las alianzas manifestadas de la voluntad. En este punto, debemos afirmar que la voluntad como esquema de crecimiento en la magia ceremonial, es un motor base para el fortalecimiento de los esquemas de espiritualidad. Debemos de esta forma aceptar la existencia de lo dual en todo nuestro entorno; por ejemplo, la voluntad es un elemento inserto en la concepción de la dualidad. La voluntad indaga en la idea de un principio y un final, es decir, debemos aceptar que al querer algo de inmediato aceptamos que no la tenemos.

Pero bien, sigamos con nuestras afirmaciones y consideremos una escritura sagrada hinduista;  el Bhagavad – Gita. En este celebrado texto sagrado existe el siguiente postulado:

“Libérate de los pares opuestos”.

Esta sencilla fraseología genera una amalgama de significados ante los entendimientos profanos y vulgares de la sociedad, no obstante, la idea principal de aquel postulado no puede ser entendida sin un nivel intermedio de preparación iniciática en los Misterios de la Tradición. De esta forma, la concepción de la dualidad no es una estructura arquetípica sencilla, en la cual lo bueno y lo malo son opuesto e independientes, sino que más bien la idea se enfrasca en un contenido unitario que engloba dos grandes ideas de oposición. El equilibrio de aquel estado dual es por medio de la reconciliación de las fuerzas opuestas para el desarrollo de la conocida Flor de Oro.

En nuestra vida se aprecia la cierta dominación de la polaridad como medio de manifestación de cada uno de nuestras formas de estructura, de manera tal, que la polaridad se encuentra como forma de encadenamiento en nuestro entorno físico material, la forma de liberación es por medio del entendimiento de la Unidad como medio general de la primera revelación.

La interrogante se centra en la forma que consideramos para el despertar de nuestro equilibrio y no sólo para la compresión de la dualidad como un mero hecho de la mónada. Pues bien, una de las maneras es la armonía – no el control-

rivera